domingo, 30 de diciembre de 2018

Ruta del Liquen de los Lobos (Montañas de Riaño, León).

Segunda jornada del fin de semana en el entorno de los Picos de Europa. Para hoy hemos decidido realizar una ruta más suave, un "baño de bosque" para quitarnos el estrés de la dura jornada de ayer. 
Ecoturismo en Riaño
Barajamos varias opciones, pero finalmente triunfó la de realizar la Ruta del Liquen de los Lobos, en la Montaña de Riaño (León). Nos permitirá disfrutar de los bosques cantábricos y, seguramente, localicemos alguna señal del Oso Pardo. 
Ecoturismo en Riaño
Comenzamos a caminar a primera hora de la mañana, bajo una gran helada. Miriam, que siempre está alerta ante cualquier observación que llame su atención, localizó este curioso hongo sobre la rama putrefacta de un haya. En un principio pensamos que se trataba de un hongo, pero curiosamente, lo que vemos son estructuras formadas por la acción del hielo con el hongo Exidiopsis effusa, un fenómeno extremadamente raro que analizaremos en profundidad.
Pelo de Hielo (Exidiopsis effusa)
"Pelos de Hielo" formados por el hongo Exidiopsis effusa.
A pesar del frío matinal, pronto tuvimos que quitarnos capas, momento que aprovechamos para descansar y realizar observaciones del entorno. 
Ecoturismo en Riaño
Nos dirigimos hacia la Sierra de Hormas, uno de los parajes más valiosos de la Montaña de Riaño, declarada "zona de reserva integral" del Parque Regional de los Picos de Europa.  
Ecoturismo en Riaño
Junto a la Peña de Mura se encuentra un collado que ofrece excelentes panorámicas de las Montañas de Riaño, Mampodre, Redes y Picos de Europa. 
Ecoturismo en Riaño
Próximo al collado se mantiene todavía en pie una caseta de observación construida seguramente por motivos cinegéticos, pero que nos viene bien para nuestros propósitos. 
Ecoturismo en Riaño
Se trata de un excelente mirador que nos permite controlar cualquier movimiento a nuestro alrededor. 
Ecoturismo en Riaño
A partir de este punto entramos de lleno en el núcleo oriental de la población cantábrica del Oso Pardo, un núcleo que según las últimas estimaciones podría rondar en torno a los 40 ejemplares, repartidos entre los territorios del Riaño, Liébana y Montaña Palentina.  
Ecoturismo en Riaño
Pero el protagonista de la ruta de hoy no es precisamente el oso, sino un organismo totalmente diferente: Un Liquen.  
Ecoturismo en Riaño
Letharia vulpina sobre el tronco de un viejo Roble Albar.
Pero no se trata de un liquen cualquiera, es el "Liquen de los Lobos" (Letharia vulpina), una especie cuya población nativa se encuentra en el oeste de los Estados Unidos. 
Ecoturismo en Riaño
Cómo ha llegado hasta nuestro continente es todavía un enigma. Pero aquí lo tenemos, y podemos decir que la Montaña de Riaño ostenta la mayor población conocida de este liquen en todo el territorio nacional, siendo incluso una de las mayores de toda Europa.
Letharia vulpina (Riaño)
Letharia vulpina vista en detalle.
En esta zona reside también una importante población de Ciervos y Jabalíes. Por desgracia, hoy es día de caza y una montería próxima está alterando toda la fauna de la que podríamos disfrutar. Un ejemplo más del choque frontal entre dos actividades totalmente antagónicas: La caza y el ecoturismo. 
Ecoturismo en Riaño
Pronto detectamos las primeras señales del Oso Pardo: Un excremento con abundantes cáscaras de bellotas y varios arañazos sobre las cortezas de los árboles. También localizamos numerosas huellas de Ciervos y varios rastros de Jabalíes.
Ecoturismo en Riaño
La Collada Lechugal, a las puertas del Bosque de Hormas, es un buen lugar para descansar y reponer fuerzas mientras nos deleitamos con el paisaje y el calor del sol. 
Ecoturismo en Riaño
La collada nos ofrece una excelente panorámica de las Montañas de Mampodre y Riaño.
Ecoturismo en Riaño
Reconocimos  el vuelo de varios Buitres Leonados y un Busardo Ratonero. 
Ecoturismo en Riaño
Durante el regreso, cruzamos la espesura de un hayedo visitando cada uno de los acebos en busca de posibles señales del Urogallo Cantábrico, prácticamente extinto de estas montañas.  
Ecoturismo en Riaño
En pleno invierno la luz penetra por el interior del hayedo hasta el mes de abril, momento de la floración del sotobosque, justo antes de que las nuevas hojas de las hayas cubran de oscuridad el interior del bosque. 
Ecoturismo en Riaño
El cráneo de una hembra de Ciervo delata la abundancia de venados en esta zona. No en vano visitamos esta zona durante la Berrea Cantábrica.  
Ecoturismo en Riaño
Descendemos por una de las laderas del hayedo hasta alcanzar las aguas del Arroyo de San Pelayo.
Ecoturismo en Riaño
Tras salir del bosque llegamos a las praderas de Pedrosa del Rey, uno de los pueblos que derribaron para la construcción del embalse de Riaño.
Ecoturismo en Riaño
Ya solo nos queda recorrer la pista que discurre junto al embalse para regresar a Vegacerneja, el pueblo donde iniciamos nuestro particular itinerario.
Ecoturismo en Riaño
Y así ponemos punto y final a un fin de semana completo en los Picos de Europa, una bonita manera de despedir el año 2018. 

sábado, 29 de diciembre de 2018

Travesía de los Picos del Friero (Snowshoeing Picos de Europa).

Hemos reservado el último fin de semana del año 2018 para realizar una expedición ecoturística por el entorno de los Picos de Europa. 
Ecoturismo Picos de Europa
En un principio iba a ser un fin de semana de Snowshoeing, pero a falta de nieve nos conformamos con las excelentes condiciones anticiclónicas con las que se despide el año.  
Ecoturismo Picos de Europa
Se han incorporado a la expedición Miriam, procedente de Valladolid; Noelia & Alberto, de Madrid, y nuestro fiel compañero de aventuras montañeras Fabián. 
Ecoturismo Picos de Europa
Para la primera jornada nos hemos propuesto un reto importante: Realizar la Travesía de los Picos de Friero o Peñas de Cifuentes, es decir, adentrarnos de lleno en el Macizo Central de los Picos de Europa. Se trata de bordear el macizo formado por la Torre del Hoyo Chico, la Torre del Hoyo de Liordes y la Torre Salinas, cruzando por la Collada de La Chavida, junto a la Torre de Friero. 
Ecoturismo Picos de Europa
Somos conscientes de las dificultades a las que nos enfrentamos, porque aunque no hay mucha nieve, buena parte de la travesía discurre por laderas expuestas al norte y los neveros estarán lo suficientemente helados como para impedirnos el avance. 
Ecoturismo Picos de Europa
Para Miriam, Noelia y Alberto la aventura de hoy supone un "bautismo" con mayúsculas a la majestuosidad de los Picos de Europa, lugar donde se concentran los mayores desniveles de la Península Ibérica.
Ecoturismo Picos de Europa
Tras la vertiginosa ascensión por el Sedo de Pedabejo nos adentramos en el macizo cruzando la Collada de Remoña. A partir de este punto, toca lo más difícil de la travesía: Abrir huella para facilitar el avance del grupo.  
Ecoturismo Picos de Europa
A pesar de las dificultades de la travesía, hemos podido disfrutar de la presencia de los Rebecos (Rupicapra rupicapra), ataviados ya con su pelaje de invierno. 
Ecoturismo Picos de Europa
Rebeco (Rupicapra rupicapra) fotografiado por Miriam durante la travesía.
Fabián, que se está sacando la titulación de Guía de Montaña, pone en práctica sus conocimientos y habilidades, echando una mano en los pasos más complicados de la travesía. 
Ecoturismo Picos de Europa
A pesar de las dificultades que nos vamos encontrando, poco a poco avanzamos en la travesía sorteando en la medida de nuestras posibilidades los abundantes neveros presentes en la zona.
Ecoturismo Picos de Europa
Para evitarlos, no dudamos en someter al grupo a diferentes trepadas por la roca, algunas de ellas bastante complicadas y expuestas.
Ecoturismo Picos de Europa
Noelia y Alberto realizaron nuestro Curso de Iniciación al Montañismo, de modo que están poniendo en práctica sus nuevas habilidades, en el mejor de los escenarios posibles.
Ecoturismo Picos de Europa
A Miriam le está costando más adaptarse a la permanente sensación de vacío de los Picos de Europa, pero está solventando los pasos más difíciles con mucha seguridad. 
Ecoturismo Picos de Europa
Cuando no nos encontramos con un nevero helado, nos topamos con una pared. Así son los Picos de Europa, unas montañas que hay que conocer muy bien para no "caer" en sus trampas.
Ecoturismo Picos de Europa
Por fin, después de casi cuatro horas de difícil travesía, alcanzamos la Canal de La Chavida. Frente a nosotros, una de las panorámicas más espectaculares de los Picos de Europa.
Ecoturismo Picos de Europa
Tenemos delante la impresionante mole de la Torre Palanca, una de nuestras "cumbres" de los Picos de Europa.  
Ecoturismo Picos de Europa
Justo debajo de ella, el refugio de Collado Jermoso, encaramado en la Torre Jermosa, junto al impresionante tajo del Argayo Congosto. 
Ecoturismo Picos de Europa
Ya más relajados, y con los rayos del sol calentándonos, nos disponemos a realizar una parada para reponer fuerzas. 
Ecoturismo Picos de Europa
Aun nos queda afrontar la subida a la collada de La Chavida, que está a punto de quedar en sombra y son muchos los neveros que la cubren.
Ecoturismo Picos de Europa
En esta zona son también frecuentes las simas, algunas de ellas muy profundas, por lo que debemos extremar al máximo las precauciones y no dejarnos llevar por la prisa.
Ecoturismo Picos de Europa
Tan pronto como cruzamos la Chavida y comenzamos a descender por la ladera sur, el panorama cambió radicalmente. El sol ha calentado lo suficiente los neveros y éstos han dejado de ser una amenaza.
Ecoturismo Picos de Europa
Ahora hay que poner en práctica el descenso por los canchales de Picos, auténticos ríos de piedra.
Ecoturismo Picos de Europa
A las seis de la tarde el sol se pone por el horizonte y nos dejará sumidos en la oscuridad hasta que alcancemos el punto exacto donde dejamos el coche, cerca del Puerto de Pandetrave.
Ecoturismo Picos de Europa
Afortunadamente hemos dejado atrás los peligros y con la ayuda de los frontales cruzaremos la ladera sur hasta el Caben de Remoña. 
Ecoturismo Picos de Europa
Durante la travesía de regreso localizamos numerosos excrementos de Ciervos, y algunos de Lobo Ibérico. 

sábado, 8 de diciembre de 2018

Celo de la Cabra Montés (Sierra de Guadarrama, Madrid).

La Cabra Montés (Capra pyrenaica), endemismo ibérico, estuvo al borde de la extinción el siglo pasado, al igual que otras muchas especies de mamíferos, por culpa de la excesiva presión cinegética. Desaparecieron de la Cordillera Cantábrica, de los Pirineos, de la Sierra de Guadarrama y de otras muchas cadenas montañosas ibéricas. 
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
Elemento representativo de la biodiversidad ibérica, esta especie es indispensable para el mantenimiento de los hábitats de la alta montaña.  
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
A finales de la década de los 80 fueron reintroducidas en la Sierra de Guadarrama a partir de ejemplares capturados en la vecina Sierra de Gredos, lugar donde reside la población genuina de la Cabra Montés (Capra pyrenaica victoriae). 
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
Aprovechando su época de celo, iniciada a mediados del mes de noviembre, nos adentramos en la Sierra de Guadarrama en busca de los rebaños, para disfrutar de una de las estampas más bonitas de cuantas nos ofrece la vida salvaje de nuestras tierras. 
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
El equipo de expedicionarios acude a nuestra cita con la suficiente disposición para enfrentarse a la difícil tarea del rastreo. 
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
A pesar de que las malas lenguas dicen que hay una "plaga" de la Cabra Montés en la Sierra de Guadarrama, nada más lejos de la realidad. Nos gustaría que los responsables del Parque Nacional no utilizaran la palabra "plaga" cuando hablen de la Cabra Montés, una absoluta irresponsabilidad por su parte. No resulta fácil localizar los rebaños, en ocasiones hay que moverse durante horas hasta localizar alguno, y no sería la primera ve que tenemos que volver sin ver una sola cabra.
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
En los últimos días la nieve caída en las partes altas de la sierra ha desaparecido por la irrupción de un potente anticiclón, de modo que pensamos que las cabras andarán por las cotas más elevadas.
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
No les gusta demasiado el viento ni tampoco el frío, pero hoy tenemos suerte con la climatología, y al cabo de una hora de caminata y rastreo, hemos dado con un buen rebaño. 
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
No obstante, este rebaño está dirigido por un macho adulto con un montón de hembras a su disposición. Los demás machos son sub-adultos que apenas le van a plantar cara.
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
Decidimos probar suerte con otro rebaño más numeroso que hemos localizado en la lejanía, con la ayuda del telescopio terrestre.
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
Después de dos horas de caminata, alcanzamos este segundo rebaño, formado por un gran número de efectivos, varios de ellos machos adultos. 
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
Todos los machos están alterados por el olor de las feromonas del celo, y no paran de atosigar a las pacientes hembras. 
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
Enseguida localizamos al sultán, que estuvo persiguiendo a una misma hembra durante el tiempo que duró nuestra observación. En la época de los amores se establece una rígida jerarquía entre los machos, pero ninguno de ellos le planta cara a un sultán como éste.
Cabra Montés de la Sierra de Guadarrama
Un macho de Cabra Montés jamás fuerza a una hembra a la cópula. Tan solo se limita a agachar su cabeza hacia atrás en señal de entrega y sumisión. El resto de los gestos, merece más la pena verlos en directo... 

Para nosotros la presencia de la Cabra Montés en la Sierra de Guadarrama es motivo de orgullo. Hace un par de años la justicia paralizó la macabra operación de la Comunidad de Madrid que pretendía exterminar nada menos que 2.700 cabras. Desde entonces, se está intentando difundir temor entre la población, hablando de "plaga", de sarna... La Cabra Montés de Guadarrama goza de una excelente salud, no hay más que verlas. Y con respecto a los supuestos daños a la flora, subestiman la extraordinaria capacidad de adaptación de la vegetación a los herbívoros, como si no fuera la primera vez que hay cabras en la Sierra de Guadarrama. Ojalá podamos seguir disfrutando por mucho tiempo de una especie tan sana y tan noble como la Cabra Montés.