domingo, 17 de marzo de 2019

Snowshoeing Cantábrico: Ascensión al Pico del Lago (Picos de Mampodre, León)

Nuestro Programa de Snowshoeing nos ha traído este fin de semana a la Montaña de Riaño, al norte de la provincia de León. La ruta que hicimos ayer en el Valle de Anciles no precisó del uso de las raquetas de nieve, pero hoy nuestro objetivo está puesto en el Pico del Lago (2.009 m.), una de las cumbres de los Picos de Mampodre. 
Pico del Lago con raquetas de nieve
Subiremos, además, bajo unas condiciones puramente invernales, muy diferentes a las de ayer: Nos ha entrado una borrasca y vamos a tener nevadas por encima de los 1.600 m. de altitud. 
Pico del Lago con raquetas de nieve
Pero el equipo está muy animado a vivir una nueva experiencia, esta vez en uno de los parajes más especiales de la Cordillera Cantábrica: El Pinar de Lillo.
Pico del Lago con raquetas de nieve
Se trata del único pinar autóctono de la cordillera, una auténtica joya de la cantábrica que conviene proteger con el máximo de los esfuerzos.
Pico del Lago con raquetas de nieve
La ascensión al Pico del Lago desde el Puerto de Las Señales es relativamente fácil en condiciones normales, pero hoy se nos juntan varias dificultades: El viento, el frío, el estado de la nieve... Los 5 cm. de nieve recién caída se asientan sobre un manto helado que dificulta el avance con las raquetas de nieve.
Pico del Lago con raquetas de nieve
Pese a todo, alcanzamos la cumbre incluso antes del tiempo previsto; se nota que este equipazo es de alto nivel...
Pico del Lago con raquetas de nieve
Es una lástima que no podamos disfrutar de las extraordinarias panorámicas que ofrece este pico: Desde aquí se ve toda la Montaña de Riaño, el Macizo de Mampodre, los Picos de Europa, San Isidro...  
Pico del Lago con raquetas de nieve
Nos conformamos con la belleza de los Pinos Silvestres autóctonos de la Cantábrica, el Pinar de Lillo... una auténtica maravilla. 
Pico del Lago con raquetas de nieve
No hace falta decir que la biodiversidad del Pinar de Lillo es una de las más completas de la cordillera, de hecho aquí quedan los últimos urogallos de la región oriental.
Pico del Lago con raquetas de nieve
Esta es zona de paso habitual del Oso Pardo. Y la presencia de multitud de especies botánicas de gran interés científico le convierten en uno de los bosques más valiosos de la cordillera. 
Pico del Lago con raquetas de nieve
Regresamos al Puerto de Las Señales por un itinerario diferente para variar el recorrido e impregnarnos bien de estas sensaciones. 
Pico del Lago con raquetas de nieve
Durante la ascensión grabamos unas pocas tomas de vídeo pese a las malas condiciones, pero dan una idea de la experiencia que hemos disfrutado. Enhorabuena a este equipo de montañeros, por apuntarse una gran cumbre en condiciones invernales.  

sábado, 16 de marzo de 2019

Valle de Anciles (Los Fiordos Leoneses): Montaña de Riaño (León).

Hoy estrenamos ruta en uno de los valles más salvajes y aislados de la Cordillera Cantábrica: El Valle de Anciles, en la Montaña de Riaño (León). 
Valle de Anciles
Este valle reúne las condiciones más óptimas para el programa de re-introducción del Bisonte Europeo, impulsado por el Ayuntamiento de Riaño a través de la Fundación True Nature.
Valle de Anciles
Nuestro objetivo es avistar en el valle a este fascinante animal, el mayor mamífero del continente europeo. Y para ello nos acompañan siete grandes expedicionarios que vienen con muchas ganas de aventura, naturaleza y desconexión... Alfonso, Marisa, Beatriz, Eduardo, Javier, Nadia y Adina.
Valle de Anciles
Nuestra base de operaciones se sitúa en la nueva villa de Riaño. Allí cogemos un jeep para que nos traslade a todos hasta Liegos, lugar donde comienza nuestro itinerario.  
Valle de Anciles
Allí cogemos una pista forestal que nos adentra de lleno en el Valle de San Pedro, en cuya ladera norte se extiende un fantástico hayedo. 
Valle de Anciles
Recorremos el hayedo en busca de plantas interesantes y de rastros de animales, prestando especial atención en los tocones grades de Roble Albar por si localizamos al Liquen de Lobos (Letharia vulpina), objeto de uno de nuestros proyectos de Ciencia Ciudadana.
Valle de Anciles
El Haya (Fagus sylvatica), dueña y señora de los bosques cantábricos, da cobijo a un nutrido grupo de aves forestales. Las plantas que viven en su interior aprovechan ahora para florecer, antes de que las hojas cubran de sombra el suelo.
Polipodio
Polipodio (Polypodium vulgare) creciendo sobre un haya.
Una de las plantas que vive estrechamente ligada a los hayedos cantábricos es la "Ballestera" o Heléboro Fétido (Helleborus foetidus), maloilente y venenosa.
Heléboro Fétido
Heléboro fétido (Helleborus foetidus).
También comienzan a florecer los "Dientes de Perro" (Erythronium dens-canis), una liliácea de la que destacan sus hojas manchadas y sus flores pendulares. 
Diente de Perro
"Diente de Perro" (Erythronium dens-canis).
Poco a poco vamos ganando altura y en los claros del bosque podemos ver la panorámica de los Picos de Europa al fondo. Se ven perfectamente Torre Cerredo, La Torre Palanca, el Llambrión y la Torre Salinas.  
Valle de Anciles
Tras alcanzar el Collado de Anciles (1.375 m.) se nos abre la panorámica del valle del mimso nombre. A nuestra izquierda se eleva la Peña Cabeza.
Valle de Anciles
Al otro lado del valle vemos la Peña Las Pintas y el Pico Llerenes, con sus abruptas laderas cubiertas de nieve. 
Valle de Anciles
Al fondo del valle vemos el macizo del Gilbo, que luce un aspecto muy diferente al que muestra desde Riaño.
Valle de Anciles
Como decíamos antes, el Valle de Anciles ha sido el lugar elegido por el Ayuntamiento de Riaño para llevar a cabo un proyecto basado en la cría en semi-cautividad de los grandes mamíferos europeos (bisontes), además de Búfalos de Agua y Caballos Pottoka. Los Búfalos de Agua (Bubalus bubalis) son originarios de Asia, pero fueron introducidos en Europa hace siglos.  En Italia se crían como ganado para producir la mozzarella. El Caballo Pottoka es una raza autóctona de caballo cantábrico, originaria del País Vasco, que se encuentra en serio peligro de extinción.
Valle de Anciles
Vimos a los caballos y a los Búfalos de Agua, pero no vimos rastro alguno de los bisontes hasta que...
Valle de Anciles
Un enorme macho vino hacia nosotros. Con mucho sigilo nos apartamos de su camino y aguardamos en absoluto silencio hasta que pasó delante de nosotros. Pensábamos que pasaría de largo pero no, se giró hacia nosotros y estuvo observándonos durante varios minutos. 
Valle de Anciles
Mientras estuvo observándonos desde tan cerca no sabíamos cómo se tomaría nuestra presencia, pero como adoptamos un comportamiento indiferente y, en cierta medida, sumiso, nos dejó tranquilos y continuó por su camino. 
Valle de Anciles
El Bisonte Europeo (Bison bonasus) desapareció de la Cordillera Cantábrica hace unos 15.000 años, mucho antes que en otras zonas de Europa. Pero tras la I Guerra Mundial, su exterminio fue casi total. Por suerte, sobrevivieron algunos ejemplares y, gracias a ellos, se está recuperando la especie a base de criarlos en semi-cautividad en diversas regiones del continente. 
Bisonte Europeo
Bisonte Europeo (Bison bonasus).
Ha sido una experiencia fascinante tenerlo tan cerca. Las hembras andaban también por ahí cerca, nos miraban extrañadas, pero ellas no se atrevieron a acercarse a nosotros... nos tenían bastante miedo.
Tras el encuentro con los bisontes, alcanzamos las aguas del embalse. Ahora sólo nos queda que venga a recogernos el barco procedente de Riaño.
Valle de Anciles
Mientras esperábamos la llegada del barco rastreamos la zona y localizamos este excremento de Lobo Ibérico. También vimos por la zona a un zorro huyendo ladera arriba. 
Excremento de Lobo
Excremento de Lobo Ibérico.
A la hora prevista llegó el barco para recogernos. 
Valle de Anciles
La "guinda del pastel" en esta ruta lo pone el magnífico paseo en barco por las aguas del embalse de Riaño, entre grandes pareces de montañas... por algo los llaman los "Fiordos Leoneses". 
Fiordos Leoneses
Tenemos sentimientos encontrados en esta zona: Por un lado, la pena que sentimos por los pueblos que desaparecieron bajo las aguas del embalse (Anciles era uno de ellos), y por otro lado, la enorme belleza de este paisaje. 
Fiordos Leoneses
Llegamos a Riaño junto a tiempo para disfrutar de ocaso desde el banco que ofrece una de las panorámicas más espectaculares de la montaña leonesa
Fiordos Leoneses
Una imagen imborrable que pone punto final a una aventura que recordaremos siempre.  
Riaño
Aquí está el vídeo-reportaje que recoge los mejores momentos de nuestra aventura, incluidos los encuentros con los búfalos y los bisontes. Merece la pena verlo hasta el final...   

domingo, 10 de marzo de 2019

Expedición Lobo Ibérico (Sierra de Guadarrama).

Estrenamos hoy una de las actividades sobre la que llevamos trabajando varios años: La observación del Lobo Ibérico. Y lo hacemos en un espacio donde hasta hace bien poco era impensable poder ver lobos: La Sierra de Guadarrama.
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
En un principio, nuestra Expedición Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama está diseñada para pasar una jornada completa, desde el amanecer hasta el ocaso, en los parajes de la sierra que reúnen las mejores condiciones para la observación de lobos. 
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
El Lobo Ibérico elige hábitats aislados y poco poblados, donde exista una elevada cobertura vegetal y abundante caza, principalmente corzos y jabalíes, sus presas más habituales. 
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Gracias a los numerosos rastreos de sus indicios hemos localizado dos áreas en la Sierra de Guadarrama en las que, al menos en una de ellas, existen claras evidencias del asentamiento estable una manada de lobos.
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Una vez establecidos en nuestro punto de observación, lo suficientemente alejado y escondido como para pasar completamente desapercibidos, procedemos al rastreo continuo con prismáticos y telescopios terrestres. 
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Es cuestión de tener mucha paciencia y de no perder detalle. Así hemos visto de todo a nuestro alrededor: Buitres Negros, Leonados, Cuervos, Busardos Ratoneros, Zorros, Jabalíes y toda una variedad de aves e insectos.
Escarabajos Pipa
Dos "Escarabajos Pipa" (Iberodorcadion sp.) en plena cópula.
Mariposa Pavo Real
Mariposa "Pavo Real" (Inachis io). 
Como prueba de la excelente posición de nuestro observatorio natural, aquí tenemos un vídeo de cómo vimos a los Jabalíes hozando tranquilamente en los pastos, mientras realizábamos las esperas loberas.

Para no cansarnos demasiado durante las largas esperas, hicimos un descanso para comer y acto seguido acudimos al emplazamiento de una de nuestras cámaras de fototrampeo para comprobar resultados. Pudimos comprobar que unos días antes pasó por allí una pareja de lobos adultos, probablemente la pareja reproductora. 
Con la llegada del ocaso elegimos otro emplazamiento. 
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Nos camuflamos como pudimos entre la densa vegetación, pero salvo algunos jabalíes, no vimos nada.  
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Tras el ocaso apuramos al máximo la visibilidad pero nada, no tuvimos suerte. 
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Durante el regreso realizamos un rastreo de indicios y localizamos varios excrementos de lobo.
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Al día siguiente acudimos al mismo lugar con nuestro segundo equipo de exploradores, con la esperanza de obtener buenos avistamientos de lobo. 
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Pero las esperas matinales tampoco arrojaron grandes resultados. 
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Rastreamos con prismáticos y telescopios todo lo que podíamos alcanzar con la vista, pero salvo varios zorros cazando en los prados y grupos de jabalíes hozando entre los matorrales, ni rastro de los lobos. 
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Nuestra última esperanza es el ocaso. 
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama
Elegimos un emplazamiento excelente: Estábamos en el lugar más apropiado posible y en la hora perfecta, el resto es cuestión de suerte, de mucha suerte. Sabemos que están ahí, seguro que están ahí, pero durante el día saben pasar desapercibidos.
Observación del Lobo Ibérico en la Sierra de Guadarrama