domingo, 6 de noviembre de 2016

Los Colores del Otoño: Valle de Iruelas (Sierra de Gredos, Ávila)

Hoy acompañamos a Inés (San Lorenzo de El Escorial, Madrid) durante una actividad ecoturística por el interior del Valle de Iruelas, Espacio Natural Protegido perteneciente a la Sierra de Gredos (Ávila). 
 
En primer lugar visitamos la Casa del Parque, centro de visitantes del Espacio Natural, que estos días expone varias acuarelas con dibujos inspirados en el Valle de Iruelas. Después, realizamos un itinerario ornitológico a orillas del embalse de Burguillo, donde pudimos observar numerosos ejemplares de Rabilargo (Cyanopica cooki). 
Pero el Valle de Iruelas es conocido porque alberga una destacada población de Buitre Negro (Aegypius monachus), una de las más importantes de España. Tan pronto como empezamos la ruta comenzamos a distinguir la silueta de estas imponentes rapaces surcando los cielos del valle. 
Las fuertes lluvias caídas durante el día de ayer han hecho "florecer" a los hongos, como la clásica "Matamoscas" (Amanita muscaria), una de las setas más hermosas de los bosques.
La ruta recorre una de las zonas más altas del valle, desde el Puerto de Casillas al Pozo de Nieve, una antigua construcción cuya finalidad era conservar y explotar comercialmente hielo procedente de la nieve. 
A pesar de las largas distancias y del esfuerzo que suponía el transporte de la nieve con caballerías durante la noche, la industria de los pozos de nieve, iniciada ya por el pueblo árabe en el siglo XII, prosperó durante siglos en el Sistema Central
El Pozo de Nieve del Valle de Iruelas ha sido recientemente restaurado y cuenta con un excelente refugio donde se puede pasar la noche con la compañía de una buena lumbre.
Tras la visita al refugio, nos acercamos al Portacho del Pozo, un estupendo lugar donde comer mientras se disfruta de la magnífica vista que ofrece el vecino Valle de la Garganta La Yedra, lugar donde se ubica el Castañar de El Tiemblo. 
En esta zona vimos numerosos ejemplares del Colirrojo Tizón (Phoenicurus ochruros) y varios Arrendajos (Garrulus gladarius) armando escándalo. 
Después de comer iniciamos el descenso hacia una de las pistas forestales que recorren el valle. En este tramo de la ruta caminamos fuera de traza, aprovechando las veredas utilizadas por la fauna silvestre. Ello nos permitió identificar los rastros dejados tras su paso de un grupo de Ciervos (Cervus elaphus) y Jabalíes (Sus scrofa).  
Huella de Jabalí sobre la pista forestal.
Acebos y Tejos se combinan con grandes Robles, Alisos y Pino Laricio en una de las zonas más ricas en biodiversidad de todo el valle.  
Es curioso que el Pino Laricio (Pinus nigra), más propio de las montañas calizas, haya encontrado en el Valle de Iruelas un lugar donde crecer y desarrollarse dando lugar a enormes ejemplares centenarios con más de 30 m. de altura. 
Durante el camino de regreso al Puerto de Casillas nos encontramos con estas curiosas setas con forma de estrella. Se trata de Scleroderma polyrhyzum, un hongo de gran tamaño que crece en suelos arenosos de pinares, cuyo carpóforo esférico se abre durante la dehiscencia, abriéndose de forma irregular y formando una estrella de varios lóbulos de color anaranjado.
Por el mismo camino de regreso sorprendimos a un grupo de Pinzones Vulgares (Fringilla coelebs) buscando alimento por el suelo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario